Visión general del cáncer

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un crecimiento anormal de células. Las células cancerosas se reproducen rápidamente a pesar de la falta de espacio y nutrientes. También crecen a pesar de las señales enviadas por el cuerpo para detener la reproducción. Las células cancerosas, a menudo, tienen una forma diferente de las células sanas. No funcionan adecuadamente y pueden diseminarse a varias zonas del cuerpo. Tumores, masas o lesiones son nombres para referirse a crecimientos anormales de tejido que se convierten en cáncer. Su crecimiento no está regulado.

La oncología es la rama de la medicina encargada del diagnóstico y el tratamiento del cáncer.

¿Qué significan los términos benigno y maligno?

Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos tienden a crecer lentamente y no se diseminan. Los tumores malignos pueden crecer rápidamente, invadir y destruir tejidos normales cercanos, y diseminarse por todo el cuerpo.

¿Qué significan los términos invasivo localmente y metastásico?

El cáncer es maligno porque puede ser invasivo localmente y metastásico:

  • Invasivo localmente. El tumor puede invadir los tejidos que lo rodean enviando "dedos" de células cancerosas al tejido normal.

  • Metastásico. El tumor puede enviar células a otros tejidos del cuerpo, que pueden estar distantes del tumor original.

¿Qué son los tumores primarios?

El tumor original es denominado tumor primario. Sus células, que pueden dividirse y viajar por el cuerpo, pueden comenzar a formar nuevos tumores en otros órganos. Estos nuevos tumores se conocen como tumores secundarios. Las células cancerosas viajan a través de la sangre (el sistema circulatorio) o el sistema linfático para formar tumores secundarios. El sistema linfático es una serie de vasos pequeños que recolectan residuos de las células, los transportan a vasos más grandes y finalmente a los nódulos linfáticos. El líquido linfático eventualmente se drena al torrente sanguíneo.

¿Cómo se denomina cada tipo de cáncer?

El cáncer se denomina según la parte del cuerpo en donde se originó. Cuando el cáncer se disemina, conserva el mismo nombre. Por ejemplo, si el cáncer de riñón se disemina a los pulmones, aún se llama cáncer de riñón, y no cáncer de pulmón. (El cáncer en el pulmón sería un ejemplo de un tumor secundario). La especificación de etapas es el proceso mediante el cual se determina si un cáncer se diseminó y, de ser así, en qué extensión lo ha hecho. Se utiliza más de un sistema para especificar la etapa del cáncer, y la definición de cada etapa dependerá del tipo de cáncer.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer?

El cáncer no es simplemente una enfermedad, sino un grupo de enfermedades, que hacen que las células en el cuerpo cambien y crezcan fuera de control. Los cánceres se clasifican según el tipo de fluido o tejido del que se originan o según el lugar del cuerpo en el que se desarrollan primero. Además, algunos cánceres son de tipos combinados. Las siguientes categorías amplias indican las clasificaciones de tejido y sangre del cáncer:

  • Carcinoma. Un carcinoma es un cáncer que se encuentra en el tejido del cuerpo denominado tejido epitelial. Cubre o sella superficies de órganos, glándulas o estructuras corporales. Por ejemplo, un cáncer del revestimiento del estómago se denomina carcinoma. Los dos tipos más comunes de carcinomas incluyen los de células escamosas y los adenocarcinomas. Muchos carcinomas afectan órganos o glándulas que tienen algún tipo de secreción, como las mamas que producen leche. Los carcinomas representan un 80% a 90% de todos los casos de cáncer.

  • Sarcoma. Un sarcoma es un tumor maligno que crece de tejidos conectivos, como cartílagos, grasa, músculos, tendones y huesos. El sarcoma más común (un tumor en el hueso) generalmente se produce en adultos jóvenes. Algunos ejemplos de sarcoma incluyen osteosarcoma (del hueso) y condrosarcoma (del cartílago).

  • Linfoma. El linfoma hace referencia a un cáncer que se origina en los nódulos o las glándulas del sistema linfático. El sistema linfático produce glóbulos blancos y limpia los fluidos corporales. Algunos linfomas comienzan en tejido linfático en órganos como el cerebro o el estómago. Los linfomas se clasifican en dos categorías: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin.

  • Leucemia. La leucemia, también conocida como el cáncer de la sangre, es un cáncer de la médula ósea que evita que la médula produzca glóbulos rojos y blancos y plaquetas normales. Los glóbulos blancos son necesarios para resistir las infecciones. Los glóbulos rojos son necesarios para evitar la anemia. Las plaquetas protegen al cuerpo contra moretones y hemorragias fáciles. Algunos ejemplos de leucemia incluyen leucemia mieloide aguda, leucemia mieloide crónica, leucemia linfocítica aguda y leucemia linfocítica crónica. Los términos mieloide y linfocítica indican el tipo de células que se encuentran implicadas.

  • Mieloma. El mieloma crece en las células plasmáticas de la médula ósea. En algunos casos, las células de mieloma se acumulan en un hueso y forman un único tumor, denominado plasmocitoma. No obstante, en otros casos, las células de mieloma se acumulan en muchos huesos, y forman muchos tumores óseos. Esto se denomina mieloma múltiple.

¿Qué causa el cáncer?

El cáncer no tiene una sola causa. Los científicos creen que la interacción de muchos factores en combinación produce el cáncer. Los factores pueden ser genéticos, ambientales o características del estilo de vida de la persona.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer?

Algunos cánceres se han relacionado con ciertos factores de riesgo. Un factor de riesgo es algo que puede aumentar sus probabilidades de presentar una enfermedad. Un factor de riesgo no necesariamente causa la enfermedad, pero puede hacer que usted tenga más probabilidades de tenerla.

Las personas que tienen un mayor riesgo de presentar cáncer pueden protegerse haciéndose exámenes de detección. También puede ayudar reducir ciertos factores de riesgo. El tratamiento para el cáncer tiende a dar mejor resultado cuando el cáncer se detecta temprano. Los factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de cáncer incluyen:

  • Factores de estilo de vida. Algunos factores de estilo de vida como fumar, una dieta con alto contenido de grasas y la exposición a los rayos ultravioleta (radiación UV del sol). Estos son factores de riesgo solo para el cáncer en adultos. La mayoría de los niños que tienen cáncer son demasiado jóvenes para haber estado expuestos a estos factores de estilo de vida durante un período prolongado.

  • Factores genéticos. Los antecedentes familiares, la herencia y la genética pueden cumplir una función importante en algunos cánceres en adultos y niños. Es posible que en una familia haya casos de cáncer de diferentes formas en más de una ocasión. Algunas alteraciones genéticas son heredadas. No obstante, esto no necesariamente significa que la persona tendrá cáncer. Indica que aumenta la probabilidad de contraer cáncer. Se desconoce en estas circunstancias si la enfermedad es ocasionada por una mutación genética, otros factores o mera coincidencia.

  • Exposición a virus. La exposición a ciertos virus, como el virus del papiloma humano (VPH) y el VIH (virus que ocasiona el SIDA), ha estado relacionada con un mayor riesgo de desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Posiblemente, el virus altera una célula de alguna manera. Esa célula luego reproduce una célula alterada y, eventualmente, estas alteraciones se convierten en una célula cancerosa que produce más células cancerosas. El cáncer no es contagioso y una persona no puede adquirirlo de otra que tenga la enfermedad.

  • Exposición ambiental. La exposición ambiental se ha relacionado con algunos cánceres. Por ejemplo, las personas que tienen determinados trabajos, como pintores, agricultores, constructores y aquellos que trabajan en la industria de productos químicos, parecen tener un mayor riesgo para algunos cánceres, probablemente causados por la exposición regular a ciertas sustancias químicas. Otras exposiciones, como al radón o un gas radiactivo, pueden ocurrir en el hogar o en otros lugares.

¿Cómo afectan los genes el desarrollo del cáncer?

El descubrimiento de ciertos tipos de genes que contribuyen al cáncer ha sido un desarrollo muy importante en la investigación del cáncer. Se observa que prácticamente todos los cánceres tienen algún tipo de alteración genética. Un porcentaje pequeño de estas alteraciones es heredado, mientras que las demás alteraciones son esporádicas, lo que significa que se producen por casualidad o debido a exposiciones ambientales, generalmente durante muchos años. Existen tres tipos principales de genes que pueden afectar el crecimiento celular, y que se convierten o mutan en ciertos tipos de cáncer, incluidos los siguientes:

  • Oncogenes. Estos genes regulan el crecimiento celular normal, lo que hace que las células crezcan. Los científicos normalmente describen los oncogenes como un "detonador" del cáncer que la mayoría de las personas tienen en sus cuerpos. Se desconoce lo que "acciona el detonador" para hacer que estos oncogenes de repente ocasionen el crecimiento de células cancerosas anormales.

  • Genes supresores de tumores. Estos genes son capaces de reconocer el crecimiento y la reproducción anormal de células dañadas, o células cancerosas, y pueden interrumpir su reproducción hasta que el defecto se corrija. Sin embargo, si los genes supresores de tumores mutan y no funcionan adecuadamente, el tumor puede crecer.

  • Genes reparadores de desajustes. Estos genes ayudan a reconocer errores cuando el ADN se copia para hacer una nueva célula. Si el ADN no se "ajusta" a la perfección, estos genes reparan el desajuste y corrigen el error. No obstante, si estos genes no funcionan adecuadamente, los errores de ADN pueden transmitirse a nuevas células y dañarlas.

Por lo general, la cantidad de células en cualquier tejido del cuerpo está bien controlada, de manera tal que las nuevas células se generen para un crecimiento y desarrollo normales, y para reemplazar células muertas. En última instancia, el cáncer es una pérdida de este equilibrio debido a alteraciones genéticas que inclinan la balanza a favor de un crecimiento celular excesivo.

¿En qué se diferencia el cáncer en niños del cáncer en adultos?

El diagnóstico, tratamiento y pronóstico para cánceres en niños son diferentes de los cánceres en adultos. Las diferencias principales son el índice de supervivencia y la causa del cáncer. El índice de supervivencia de cinco años para el cáncer en niños es de un 83%. El índice de supervivencia a cinco años en los adultos es del 68%. Es posible que esta diferencia se deba a que el cáncer en niños responde mejor al tratamiento. Además, un niño puede tolerar tratamientos más agresivos.

Los cánceres en niños a menudo se producen o comienzan en las células madre, que son células simples capaces de producir otros tipos de células especiales que el cuerpo necesita. Un cambio o una mutación esporádica en las células (es decir, ocurre por azar) generalmente es la causa del cáncer en niños. En los adultos, el tipo de célula que se convierte en cancerígena es generalmente la célula epitelial, que es una de las células que recubre la cavidad del cuerpo, incluidas las superficies de órganos, glándulas o estructuras corporales, y cubre la superficie del cuerpo. El cáncer en adultos, por lo general, se produce por exposiciones ambientales prolongadas de estas células. A menudo, se conoce a los cánceres en adultos como adquiridos por este motivo.

Última revisión: 7/1/2016
© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.