El CMV y los pacientes con trasplante

¿Qué es el CMV?

El citomegalovirus (CMV) es un tipo de virus. Está relacionado con el virus que causa el herpes. Como muchos otros virus, el CMV puede invadir las células humanas. Luego puede usar esas células para reproducirse y propagarse. Si hay muchas copias del virus, es posible que interfiera en el funcionamiento normal de las células.

En las personas con un sistema inmunitario normal, una nueva infección por CMV quizás no presente síntomas. O puede provocar una enfermedad parecida al resfriado común o a la mononucleosis, con dolor de garganta, ganglios linfáticos inflamados, agotamiento físico y fiebre. Pero el sistema inmunitario mantiene controlado el virus para que no produzca daños graves, y la infección desaparece por sí sola. En contadas ocasiones, puede causar problemas graves en personas con un sistema inmunitario normal.

Después de la infección, el CMV puede permanecer inactivo (latente) en el cuerpo durante toda la vida. Eso significa que algunas células siguen infectadas con el virus, pero este no se reproduce activamente ni produce síntomas. A veces el virus se puede volver a activar, en especial en las personas que están enfermas o tienen un sistema inmunitario débil. Se producen copias y es posible que el virus dañe algunas células en el cuerpo.

La infección por CMV es muy común en todo el mundo. La mayoría de las personas ni siquiera sabe que la tiene. En los Estados Unidos, las tasas de infección son más altas en las mujeres y los adultos mayores. También es más común en personas de un nivel socioeconómico más bajo.

¿Cuáles son las causas del CMV en los pacientes con trasplante?

La infección por CMV se propaga de una persona a otra. El virus se transmite cuando una persona está en contacto directo con los líquidos corporales de una persona infectada. Por ejemplo, sangre, orina, saliva, semen, lágrimas y leche materna. Muchas personas contraen por primera vez el CMV durante la infancia. Una madre embarazada también puede transmitir el CMV a su hijo no nacido.

Las personas con trasplantes de órganos tienen más probabilidades de contraer una infección por CMV activa. Los trasplantes pueden ser de un órgano macizo, de médula ósea o de células madres. Si le hicieron un trasplante, debe usar medicamentos de por vida para impedir que el sistema inmunitario dañe el tejido donado. Las células del sistema inmunitario pueden atacar el órgano trasplantado porque el cuerpo lo considera una amenaza. Esto se conoce como rechazo del órgano.

Los medicamentos que se usan después de un trasplante de órgano, médula ósea o células madres pueden prevenir daños al órgano dañado. Pero pueden tener otros efectos en el sistema inmunitario. Por ejemplo, pueden hacer que sea más difícil combatir el CMV y otras infecciones. En el caso de una infección por CMV, la mayoría de los pacientes con trasplante que tiene problemas por este virus ha activado el CMV que había estado latente en el cuerpo durante muchos años. En ocasiones el paciente con trasplante puede contraer el CMV del órgano, de la médula ósea o de las células madres trasplantados, o de las transfusiones de sangre o de glóbulos blancos que recibieron cuando estaban enfermos.

¿Qué pacientes con trasplante corren riesgo de tener la enfermedad por CMV?

Determinados tipos de trasplantes implican un mayor riesgo de contraer CMV. Entre ellos, se encuentran el trasplante de pulmón o de intestino delgado. También tiene mayor riesgo de enfermarse si no tuvo anteriormente la infección, pero el órgano donado viene de alguien que sí la tuvo.

Es posible que tenga mayor riesgo de enfermarse por CMV si su sistema inmunitario no funciona como debería. El riesgo específico depende de varios factores, como los siguientes:

  • Su edad

  • Otros problemas de salud que tenga

  • Si ha tenido síntomas de rechazo del trasplante

  • Los medicamentos específicos que se usan para prevenir el rechazo

¿Cuáles son los síntomas del CMV en pacientes con trasplantes?

Una infección activa por CMV puede producir una enfermedad similar a la gripe. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • Fiebre

  • Escalofríos

  • Agotamiento físico

  • Dolores musculares

  • Ganglios linfáticos hinchados

Cuando el CMV invade determinados tejidos, puede causar problemas graves e incluso la muerte. El CMV también puede causar problemas con un órgano trasplantado. La mayoría de las veces, estos síntomas empiezan entre 1 y 4 meses después del trasplante. Quizás empiecen más tarde si está usando medicamentos antivirales en ese período. También pueden empezar cuando deje este medicamento.

¿Cómo se diagnostica el CMV en los pacientes con trasplante?

Antes del trasplante, es posible que su proveedor de atención médica quiera saber si usted tiene una infección por CMV inactiva. También se harán pruebas de CMV al donante del órgano. Esta información ayudará a elaborar un plan de tratamiento que disminuya las probabilidades de que contraiga una infección por CMV. Varias pruebas diferentes permiten obtener la información necesaria. Entonces el proveedor de atención médica puede decirle si usted o el donante del órgano tienen una infección por CMV inactiva.

Si no tiene una infección por CMV, es posible que la contraiga si el órgano donado portaba el virus. Si tiene una infección por CMV, existe el riesgo de que el virus se reactive después del trasplante.

Después del trasplante, su proveedor de atención médica quizás vigile si manifiesta signos de una infección por CMV activa. Le preguntará sobre los síntomas que tenga y le hará un examen físico. También es posible que necesite otras pruebas. Pueden incluir las siguientes:

  • Análisis de sangre básico, para revisar si la sangre tiene signos de infección

  • Prueba de ácido nucleico, para revisar si hay infección por CMV

  • Análisis de antígeno pp65 del CMV, que proporciona rápidamente información sobre el estado de infección por CMV

  • Análisis de muestras de tejido con un microscopio, para ayudar a confirmar la enfermedad

¿Cómo se trata el CMV en los pacientes con trasplante?

Si tiene una infección por CMV activa que provoca síntomas, necesitará tratamiento. Pueden ser útiles los antivirales como ganciclovir o valganciclovir. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar el virus. Pero no pueden liberarlo por completo del virus.

Según la gravedad de la enfermedad, es posible que le den antivirales por boca o por una vía intravenosa. Su proveedor de atención médica vigilará los síntomas y la cantidad de virus que hay en el cuerpo para determinar la duración del tratamiento. Los proveedores de atención médica no quieren dar estos medicamentos durante mucho tiempo, ya que podrían causar otros efectos secundarios y problemas.

Muchas personas con infecciones por CMV activas suelen recuperarse bastante bien, pero en ocasiones la enfermedad activa puede provocar problemas graves, particularmente cuando no se trata a tiempo.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del CMV en pacientes con trasplante?

Una infección por CMV activa puede causar problemas graves de salud. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Enfermedad en el hígado (hepatitis)

  • Infección en los pulmones (neumonía)

  • Infección del páncreas (pancreatitis)

  • Enfermedad digestiva (colitis)

  • Infección del cerebro o de la médula espinal (meningitis o encefalitis)

  • Infección en el corazón (miocarditis)

  • Coágulos de sangre en una vena (trombosis venosa)

  • Infección bacteriana en la sangre (bacteriemia)

Estos problemas de salud pueden provocar otros síntomas. También requieren su propio tratamiento que, en ocasiones, puede incluir atención de apoyo en una unidad de cuidados intensivos. Estas complicaciones incluso podrían provocar la muerte.

Una infección por CMV activa también puede aumentar el riesgo de rechazo del órgano trasplantado. Quizás necesite otro trasplante. Los tratamientos preventivos han disminuido significativamente la cantidad de personas que tienen problemas graves por una infección por CMV activa.

El CMV también puede aumentar el riesgo de contraer determinados trastornos crónicos después del trasplante. Por ejemplo, la aterosclerosis y la diabetes.

¿Es posible prevenir el CMV en los pacientes con trasplante?

Su equipo de atención médica hará todo lo posible por prevenir una infección por CMV activa. Si su proveedor de atención médica cree que usted corre un riesgo alto de tener una nueva infección por CMV o una reactivación del virus, es posible que tenga que empezar a administrarse medicamentos antivirales preventivos. Quizás tenga que tomar un antiviral, como valganciclovir, justo después del trasplante. Posiblemente lo necesite por unos meses. El medicamento reducirá en gran medida la probabilidad de que contraiga una infección por CMV activa. Pero en ocasiones, las personas pueden contraerla cuando dejan estos medicamentos.

Si no había tenido una infección por CMV, los proveedores de atención médica harán lo posible para que no la contraiga de los órganos, de la médula ósea o de las células madres trasplantados, ni de la sangre o los glóbulos blancos que reciba. En lo posible, tratarán de administrarle trasplantes de donantes que den negativo en CMV. Pero no siempre es posible.

Otras veces, su proveedor de atención médica puede intentar impedir que tenga los síntomas de la infección con un tratamiento presintomático. En este caso, es posible que su proveedor de atención médica le pida que se haga pruebas de laboratorio todas las semanas para ver si el CMV se activa. De ese modo, es posible detectar una infección activa antes de que presente síntomas. Permite administrar el tratamiento más rápido. De ese modo, se reducirán sus probabilidades de tener complicaciones.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato si tiene algún síntoma de una posible infección por CMV activa. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Fiebre y escalofríos

  • Agotamiento físico

  • Náuseas y vómitos

  • Falta de aliento

  • Dolor en el pecho

Información importante sobre el CMV y los pacientes con trasplante

  • El CMV es un virus. Pocas veces causa problemas a largo plazo en personas con un sistema inmunitario normal. En los pacientes con trasplante, el virus puede causar problemas graves.

  • Después del trasplante, puede reactivarse el CMV o usted puede contraer una infección por primera vez. Ambas situaciones pueden causar síntomas de enfermedad por CMV activa.

  • Una infección por CMV activa puede aumentar las probabilidades de rechazo del órgano trasplantado.

  • Su proveedor de atención médica puede intentar prevenir una infección activa por CMV dándole medicamentos antivirales o evitando que se exponga al CMV.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con su proveedor de atención médica:

  • Tenga en claro la razón de la visita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • Lleve a un acompañante para que lo ayude a formular las preguntas y a recordar qué le dice su proveedor.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le indique.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo lo ayudará. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si su afección se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si no toma el medicamento o no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si tiene una visita de control, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con su proveedor si tiene preguntas.

Revisor médico: Barry Zingman MD
Revisor médico: L Renee Watson MSN RN
Revisor médico: Rita Sather RN
Última revisión: 10/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.