Velocidad de la conducción nerviosa

¿Qué es una prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

Es una prueba que permite medir la velocidad con la que un impulso eléctrico se mueve a través del nervio. Permite identificar daños a los nervios. También se conoce como estudio de la conducción nerviosa.

Durante la prueba, el nervio se estimula, a menudo con parches con electrodos que se colocan sobre la piel. Le colocarán dos electrodos sobre la piel, por encima del nervio o del músculo. Un electrodo estimula el nervio con un impulso eléctrico muy suave. El otro electrodo lo registra. La actividad eléctrica resultante es registrada por otro electrodo. Esto se repite para cada nervio que se somete a la prueba.

Luego, la velocidad se calcula midiendo la distancia entre los electrodos y el tiempo que le lleva a los impulsos eléctricos llegar de un electrodo a otro.

También puede hacerse una prueba relacionada, llamada electromiografía. En esta prueba se mide la actividad eléctrica en los músculos. Con frecuencia se hace durante la misma visita en la que se hace la prueba de velocidad de la conducción nerviosa. Ambas pruebas ayudan a detectar la presencia, la ubicación y el grado de enfermedades que dañan los nervios y los músculos.

¿Por qué necesitaría una prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

A menudo se utiliza con la electromiografía para detectar la diferencia entre un trastorno muscular y un trastorno nervioso. Mediante la prueba de velocidad de la conducción nerviosa se detectan los problemas en los nervios, mientras que la electromiografía permite detectar si un músculo funciona correctamente cuando responde al estímulo nervioso.

Entre las enfermedades o los problemas de salud que pueden verificarse con una prueba de velocidad de la conducción nerviosa se incluyen los siguientes:

  • Síndrome de Guillain-Barré. Este síndrome es una afección en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca parte del sistema nervioso periférico. Los primeros síntomas pueden incluir debilidad o sensación de hormigueo en las piernas.

  • Síndrome del túnel carpiano. Se trata de un problema de salud en el que los tendones o ligamentos agrandados comprimen el nervio mediano, que se extiende desde el antebrazo hasta la mano, a la altura de la muñeca. Esto provoca dolor y entumecimiento en los dedos.

  • Enfermedad de Charcot-Marie-Tooth. Esta enfermedad es una afección neurológica heredada que afecta tanto a los nervios motores como a los sensitivos, y debilita los músculos de los pies y de la parte inferior de la pierna.

  • Hernia de disco. Este problema de salud aparece cuando el cartílago fibroso que rodea los discos de las vértebras se rompe. Entonces, el centro de cada disco, que contiene una sustancia gelatinosa, es impulsado a salir. Esto presiona el nervio raquídeo, causa dolor y daño al nervio.

  • Daño a los nervios (neuropatía). Se trata de una afección que puede presentarse como consecuencia de muchos problemas de salud, como la diabetes, los tratamientos quimioterápicos, los trastornos autoinmunitarios como la neuropatía inflamatoria desmielinizante crónica, o el alcoholismo. Entre los síntomas pueden incluirse entumecimiento u hormigueo en uno o varios nervios al mismo tiempo.

  • Problemas del nervio ciático. Las causas de problemas del nervio ciático son muchas. La más común es que un disco vertebral protuberante o roto presione contra las raíces del nervio que lleva al nervio ciático. En general, la consecuencia es dolor, entumecimiento u hormigueo.

También suelen realizarse estudios de la conducción nerviosa para encontrar la causa de síntomas como el entumecimiento, el hormigueo y el dolor continuo.

Hay otros problemas de salud que pueden darle a su proveedor de atención médica motivo para recomendar una prueba de velocidad de la conducción nerviosa.

¿Cuáles son los riesgos de la prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

Se considera que el voltaje de los pulsos eléctricos utilizados en la prueba es muy bajo. No se conocen efectos secundarios a largo plazo de la prueba de velocidad de la conducción nerviosa. A corto plazo, el principal efecto secundario es la molestia ocasionada por la estimulación eléctrica.

Avísele a su proveedor de atención médica si tiene un desfibrilador cardíaco, un marcapasos o algún otro dispositivo implantado. Si ese fuera el caso, es posible que deban tomarse precauciones especiales. Los riesgos dependen de cuál sea su problema de salud específico. Hable con proveedor de atención médica sobre cualquier inquietud que tenga antes de la intervención.

Hay ciertos factores o afecciones que pueden interferir en los resultados de la prueba de velocidad de la conducción nerviosa. Entre estos factores se incluyen el daño a la médula espinal, el dolor intenso antes de la prueba y la temperatura corporal.

¿Cómo me preparo para una prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento, y usted puede hacer preguntas.

  • Quizá le pidan que firme un formulario de consentimiento que le da permiso a su médico para realizar el procedimiento. Lea el formulario atentamente y haga las preguntas que necesite si algo no está claro.

  • En general, no necesitará hacer ayuno ni que lo seden antes del procedimiento.

  • La temperatura corporal normal deberá mantenerse antes y durante el procedimiento. La temperatura corporal baja hace que la conducción nerviosa sea más lenta. Si siente frío, avísele al examinador.

  • Informe a su proveedor de atención médica sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y los suplementos a base de hierbas que se administre. En el caso de algunas afecciones, puede que sea necesario ajustar la administración de algunos medicamentos.

  • Use prendas de vestir que permitan acceder a la zona en la que deberá hacerse la prueba o que puedan quitarse fácilmente.

  • Suspenda el uso de emulsiones o aceites en la piel unos días antes del procedimiento.

  • El proveedor de atención médica quizá le pida otras preparaciones, en función de su problema de salud. También avísele si toma medicamentos anticoagulantes.

¿Qué sucede durante la prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

El procedimiento puede realizarse en forma ambulatoria o durante una internación. Los procedimientos varían según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

La prueba de velocidad de la conducción nerviosa está a cargo de un neurólogo, un proveedor de atención médica que se especialista en trastornos cerebrales y nerviosos.  Es posible que un técnico realice algunas partes de la prueba.

En general, el procedimiento para la prueba de velocidad de la conducción nerviosa implica el siguiente proceso:

  1. Se le pedirá que se quite toda prenda de vestir, alhaja, horquilla, anteojos, audífonos u objeto metálico que pueda interferir en el procedimiento.

  2. Si le piden que se quite la ropa, le darán una bata para que se coloque.

  3. Se le pedirá que se siente o se recueste para la prueba.

  4. El neurólogo localizará los nervios que desea estudiar. El número de nervios que se someterán a la prueba depende de su caso en particular y de lo que el profesional esté buscando.

  5. Con un pegamento especial, el proveedor de atención médica adherirá a la piel, sobre el nervio, un electrodo de registro. Luego, colocará un electrodo de estimulación alejado del electrodo de registro, a una distancia determinada.

  6. El nervio se estimulará con un choque eléctrico breve y leve, administrado a través del electrodo de estimulación.

  7. Es posible que, durante unos segundos, sienta una pequeña molestia.

  8. La estimulación del nervio y la respuesta aparecerán en un monitor.

¿Qué sucede después de una prueba de velocidad de la conducción nerviosa?

El pegamento especial usado para adherir los electrodos se retirará de la piel. A menudo, en la misma visita en la que se hace la prueba de velocidad de la conducción nerviosa también se hace una electromiografía.

Terminada la prueba, usted podrá retomar sus actividades habituales, a menos que el proveedor de atención médica le indique otra cosa. Es posible que le indique evitar actividades que requieran esfuerzo durante el resto del día.

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento, según su situación.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Joseph Campellone MD
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 2/1/2021
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.